Buscar
  • Frank Ketelhohn

Mercado editorial es un oxímoron



A esta altura, muy pocos necesitan que se aclare que vender libros, salvo muy pocas excepciones, no es un negocio. A los editores les cuesta muchísimo recuperar su inversión, los autores se quejan porque reciben un porcentaje muy bajo por su trabajo, los libreros padecen a todos y todos, a fin de cuentas, con sobrados argumentos, pasan sus días en la ciudad doliente del mundo editorial; desde ya que lo saben, y lo eligen, una y otra vez, como a la pareja más linda y más sádica.


Porque claro que hay placeres, incluso económicos en muchos casos: tras publicar muchas veces aparecen invitaciones a viajes, a dar conferencias, seminarios, residencias, talleres, notas, etcétera, y entonces la ecuación comienza a cerrar de otra manera; por lo demás, a fin de cuentas, el que escribe —tanto como el que edita y como el que vende libros— quiere hacer eso y ya, no hay opción.


Como dijimos, lo anterior es sabido y en realidad la intención de estas líneas es por sobre todo hablar de otra cuestión: no existe tal cosa como un «mercado que no te entiende», «que no se anima a tu obra», «que cuida su statu quo de genios como vos». Sí, es durísimo, pero… es así. Hay públicos de todos los colores, circuitos infinitos e innumerables opciones, y ni qué hablar en estos días. Las editoriales, que persisten en publicar e incluso en proliferar, están ávidas de buenas obras, de obras diferentes y de encontrar algo que nadie más; por lo demás, tenemos las redes sociales, la impresión bajo demanda, las plataformas de autoedición… Opciones sobran para aquel que quiere mostrar su obra. Así que simplemente seguí buscando, enviando, preguntando, buscando el círculo donde mejor te quede el «contrapasso». Y leé, y leete, y buscá buenos lectores, y escuchá, y volvé a escribir, hasta que salga.


Dejemos la idea de «mercado» a otras industrias, acá tenemos personas que escriben, que editan, que comentan y que comercializan libros, y ninguna de estas personas —salvo ínfimos casos— gana significativa plata con ello. Como mucho, se trafican egos y contactos, pero tampoco eso es tan importante.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono LinkedIn